¿Quién hubiese pensado que teníamos que estar tan atentas al comprar un sostén? Pero así es.

Aceptémoslo: Comprar sostenes es difícil. Pero aquí, intentaremos hacerlo sencillo así puedes trabajar, vivir, y jugar ¡y hacer que tus sostenes duren!

1. Encuentra y usa el que te quede perfecto: Esto es más fácil decirlo que hacerlo. Y es el principal problema que se encuentran las mujeres al comprar un sostén. Usar uno del tamaño equivocado desgasta el sostén fácilmente, y por esto es que es importante encontrar el que te queda perfecto, ¡y por esto es que lo que sigue es tan importante!

2. El tamaño de la banda importa: Si estás eligiendo un sostén basándote solo en el tamaño de la copa, probablemente te va a hacer doler mucho. Ten en cuenta esto: el tamaño de la copa está relacionado al tamaño de la banda. Puedes ser talla 80 con un tamaño de banda y un 90 con otro (no, no es una broma). Así que si decides cambiar el tamaño de tu banda, también tendrás que cambiar tu tamaño de copa.

[Consejo: cuando achicas la banda un talle, intenta aumentar el tamaño de la copa para tener un encaje perfecto.]

3. ¿La banda de tu espalda es más alta que el alambre? Si es así, no te va a quedar bien. ¡Asegúrate que no sea el caso!

4. Deja de usar to sostén dos días seguidos: Sabemos que tienes un favorito, pero hacer esto es una mala idea. Usarlo continuamente lo debilita. ¿Quieres que tu elástico y tiras estén intactas? Dales uno o dos días de descanso.

5. Lavar tus sostenes a mano es lo ideal: Pero un lavado lento a máquina no le hace mal (hemos diseñado nuestros sostenes para que aguanten todo eso).

Consejo extra: ¡No te conformes!

Las mujeres están acostumbradas a pensar que los sostenes no son cómodos y que así seguirá. Nos cansamos de buscar el tamaño apropiado y nos conformamos por el que más o menos nos entra. Nuestra pregunta es: ¿por qué?

Prueba N By Nicole Sostén Colección



Si tienes más preguntas, puedes contactarnos en cualquier momento a veronica@nbynicole.com.